Dalmacia - Split

Joya de un imperio

En el remoto año 305 después de Cristo  el hombre más poderoso del mundo, el emperador Diocleciano, tuvo que decidir donde

quería pasar el resto de la vida. De todos los lugares del mundo, su hogar, lo decidió construir justamente en el corazón de

Dalmacia con lo que estableció los fundamentos de la futura ciudad de Split. 

 

Siga sus pasos, explore el palacio de Diocleciano y esa región rica  en islas, impresionantes bellezas naturales como la montaña

Biokovo y la playa Zlatni rat en la isla de Brač, luego en las riquezas culturales que sobrepasarán todas expectaciones.

EL VIAJE A TRAVÉS DEL TIEMPO

Dónde ir

1
POI image

Biokovo

Esta montaña imponente es la joya más importante de la costa de Dalmacia central y es su único Parque Natural.

2
POI image

El llano Starigradsko polje

Llanura de Stari Grad es un paisaje agrícola inscrito en la Lista del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, y representa la parcelación griega de la tierra, mejor preservada en el Mediterráneo.

3
POI image

El núcleo histórico de Trogir

El centro antiguo de la ciudad es cercado con los muros y el castillo bien preservado, la torre y las numerosas edificaciones y los palacios de las épocas romana, gótica y barroca.

4
POI image

El palacio de Diocleciano y la ciudad medieval de Split

Las primeras edificaciones urbanas en ese territorio son edificadas en la época romana, de lo que atestigua  el Palacio de Diocleciano (inscrito en la Lista del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO).

5
POI image

El río Cetina

Al pie de la montaña Dinara, la montaña más alta de Croacia, pasa el río Cetina enlazando Vrlika, Sinj, Trilj y Omiš a lo largo del curso de 105 kilómetros de largo.

6
POI image

Santuario de Nuestra Señora de Sinj

Se trata del santuario mariano más importante que guarda la imagen, coronada de oro, de la Milagrosa Señora de Sinj a la que trajeron los franciscanos de Rama en 1687 cuando huían ante los turcos.