Dalmacia - Dubrovnik

Dalmacia - Dubrovnik

La popularidad y el atractivo de los que hoy en día goza en todo el mundo Croacia como destino turístico se debe en gran parte a Dubrovnik. Sede de la región administrativa de Dubrovnik y del Neretva y centro del turismo de la Dalmacia meridional, la ciudad construye su historia turística sobre una base de inestimables monumentos culturales catalogados por la UNESCO.

Éstos se complementan con las bellezas naturales y la diversidad de una zona que se extiende desde el río Neretva al norte hasta la frontera con Montenegro en el extremo sur.

 

En esta tierra de irrepetibles experiencias sensoriales se siente a cada paso el espíritu de la célebre República de Dubrovnik, cuyos ciudadanos tenían mucho talento para la diplomacia, el comercio y la navegación. Precisamente gracias a los antiguos navegantes de Dubrovnik en esta parte de Croacia encontramos en la actualidad plantas de tierras tropicales y subtropicales, que son sólo una parte de la frondosa vegetación local y que enriquecen también algunos de los campings turísticos de la Dalmacia meridional. Toda esta flora prospera gracias a un clima extraordinariamente suave. Quizás la mejor prueba de ello sea el Arboretum Trsteno, a unos 15 kilómetros de Dubrovnik. Se trata del único arboreto en la costa croata del Adriático, una singular fusión del patrimonio cultural y natural que debe su fama a parques históricos, y a su colección de plantas mediterráneas y exóticas. Fundado en 1948 en el terreno de la histórica finca de vacaciones de la familia nobiliaria Gučetić-Gozze del siglo XV, el arboreto se encuentra protegido como monumento de la arquitectura de jardines. Sus 25 hectáreas incorporan un parque histórico renacentista con su residencia de verano, un parque histórico neo-romántico de finales del siglo XIX y comienzos del XX, un olivar histórico y la vegetación natural de roble pubescente, pino de Alepo y cupresáceas, la maquia y las rocas del litoral. Son típicos y aportan un encanto especial a toda la Dalmacia meridional los numerosos huertos de limoneros, naranjos, palmeras y agaves.

 

Aquí se encuentra también el Parque Nacional de Mljet, en la isla del mismo nombre que, junto con Korčula, Lastovo y las islas Elafitas, es una de las islas más importantes de esta parte del Adriático. La Dalmacia meridional incluye también Pelješac que, después de Istria, es la mayor península de Croacia.

 

La gastronomía del extremo meridional de Croacia no se queda atrás en cuanto a riqueza y diversidad natural. La naranja autóctona que, libre de productos químicos nocivos, crece en los jardines de Dubrovnik, es la base del arancini, manjar tradicional de piel de naranja confitada y escarchada, que también puedes llevarte de recuerdo.

Maja Danica Pečanić
Otro postre autóctono es la rozata de Dubrovnik, con la que antaño se deleitaban los paladares medievales. Se trata de una crema de huevos, harina y leche, que se sirve fría y regada de sirope de caramelo. El postre debe su nombre al licor de rosa local, conocido como rozulin, usado para aromatizar este delicioso manjar. Más recientemente el licor de rosa se sustituye a menudo con ron.

Campamento

Dalmacia - Dubrovnik

El lugar donde las palabras no son suficientes.

‘Si quiere ver el paraíso en la Tierra, venga a Dubrovnik.’

Dalmacia - Dubrovnik

Paraíso sobre la Tierra

Las murallas se construyen para proteger tesoros, y eso vale especialmente para Dubrovnik, donde el muro de piedra de los 1940 metros de largo rodea una de las ciudades más bonitas del mundo. Sirvámonos de las palabras de George Bernard Shaw: „Si quiere ver el paraíso en la Tierra, venga a Dubrovnik.”