Kvarner

Kvarner

Los contrastes y la diversidad son las características más llamativas de Kvarner, la región que se extiende desde el macizo montañoso de Učka hasta el litoral dálmata.

La larga tradición del turismo de salud, iniciada en la época austro-húngara gracias, sobre todo, al clima propicio y al fácil acceso a esta parte de Croacia, se refleja hoy en día en numerosos centros de wellness y centros de talasoterapia.

 

Este destino, muy popular entre los campistas, no carece de alicientes que aseguran el éxito durante todo el año. Lo apreciamos en toda la región: desde la costa de Opatija donde, según fuentes históricas, nace el turismo croata a mediados del siglo XIX, pasando por Rijeka, la tercera ciudad más grande de Croacia y centro de la región administrativa de Hrvatsko Primorje y Gorski kotar, hasta las mayores islas croatas, Krk y Cres. Además, hace años que lucen un claro perfil turístico en el mapa de Croacia las islas de Lošinj y Rab. Lo mismo ocurre con Gorski kotar, el “corazón verde croata” y el nexo de bosque y montaña que une la Croacia continental y la Croacia mediterránea, con su Parque Nacional Risnjak y la cumbre más alta, Bjelolasica. La mayor parte de los campings turísticos se encuentra en las islas, donde destaca el compromiso ecológico y la biodiversidad de Kvarner. Inmerso en el mundo aromaterapéutico de las plantas silvestres y bosques de hoja perenne, durante las vacaciones en las islas de esta región no pierdas la oportunidad de conocer el buitre leonado, especie protegida que habita la zona. Contemplar los delfines en el mar es otro pasatiempo atractivo del que se puede disfrutar en las aguas de Lošinj, donde estos mamíferos acuden con frecuencia, quizás en búsqueda de las deliciosas cigalas de Kvarner. Junto con el vino žlahtina de Vrbnik, este crustáceo de color rojo pálido es uno de los emblemas de la oferta enogastronómica local, en la que figuran también especialidades continentales de Gorski kotar, como setas, frutos del bosque o platos de caza.

Luka Tabako / TZO Baška
Además de ser pionera en el turismo nacional, Kvarner es famosa también como la cuna de la alfabetización en lengua croata. Precisamente en la isla de Krk, en Jurandvor cerca de Baška, fue hallada la lápida de Baška, considerada uno de los monumentos más antiguos de la lengua croata. El glagolítico, alfabeto usado para la inscripción, puede conocerse mejor recorriendo la senda glagolítica de Baška, una de las iniciativas más curiosas de esta parte de Croacia.

Campamento

Kvarner

Un lugar para disfrutar de la diversidad.

Imagine unas vacaciones ideales en las que alejarse de la costa hacia islas soleadas y luego navegar de regreso al continente buscando serenidad en las cumbres de las montañas.

Kvarner

Del mar al cielo

Esa región variada, le alzará por entre las nubes en sólo un par de pasos.