Eslavonia

Eslavonia

Eslavonia sabe a tradición, patente en las especialidades como el čobanac – estofado de varios tipos de carne, la picante sopa de pescado de agua dulce, el jamón cocido, el embutido autóctono llamado kulen, las pastas tradicionales elaboradas con manteca de cerdo, las tartas de manzana y nueces o las deliciosas “calzas rasgadas”, un plato de nombre gracioso que seguramente le hará sonreír. Acompañan a la perfección estas delicias los populares vinos blancos de la tierra: el traminac de Ilok, el riesling y el graševina de Kutijevo.

Tierra de abundancia, hospitalidad y gente alegre

El papel de Eslavonia a lo largo de la historia ha sido alimentar a toda Croacia. La extensa llanura panónica tiene un potencial agrícola único, que ha atraído civilizaciones desde los tiempos de la prehistoria. La fertilidad del suelo aportaba riqueza, la riqueza impulsaba la cultura y al amparo de la alta cultura se ha desarrollado una gastronomía milenaria.

 

Fuertes influencias del este y del oeste quizás luchaban en el frente, pero convivían en la cocina. La unión de las ideas gastronómicas austrohúngaras, orientales y croatas autóctonas, en un entorno marcado por una fértil agricultura, ha resultado en la característica cocina de Eslavonia, basada en ingredientes de alta calidad. Además de todas estas influencias cuyo origen histórico todavía se puede trazar con precisión, aún es palpable aquí la huella de las formas de alimentarse que datan de los tiempos nómadas y de las grandes migraciones de los pueblos.

 

Cocinar al aire libre, bajo el firmamento, sigue siendo un aspecto popular de la gastronomía de esta región, en la que conviven la pasión, las emociones y una buena dosis de nostalgia. Reunirse alrededor del fuego con calderos, parrillas y espetones, al lado de caballos y carruajes en las riberas del Drava y del Danubio, en los pantanos de Baranja, con el violín y la popular tambura, es una experiencia extraordinaria.

 

Las principales estrellas gastronómicas de Eslavonia combinan especialidades de caldero —guisos picantes de carne o pescado de agua dulce— con platos de asado de todos los tamaños, desde la carpa hecha al grill en una horquilla de madera, hasta los más majestuosos, en los que durante toda la noche se van girando bueyes sobre la brasa. Eslavonia es una tierra de abundancia y hospitalidad, donde los platos siempre se preparan para diez o más personas. Los locales son gente alegre y sociable, al igual que su gastronomía.

Cocina

de Regiones

Croatia Feeds