Kornati / Telašćica

Kornati / Telašćica

La cifra de 89 islas en 320 kilómetros cuadrados tal vez no diga mucho sobre la belleza del archipiélago de Kornati, pero los encantos de este parque nacional son difíciles de expresar, porque la riqueza esparcida por el mar abierto no es solo de naturaleza geológica, sino que se dio con la convivencia entre el hombre y la naturaleza intacta en estas tierras inaccesibles y escuetas.

 

Dado que a Kornati se puede acceder solo desde el mar, la única comunicación marítima le lleva hasta la localidad de Sali en la isla de Dugi otok. El mejor lugar para empezar la excursión en kayak es desde el Parque Natural de Telašćica, el mayor puerto natural del Adriático rodeado de trece islotes que son el hábitat de varias especies protegidas de flora y fauna, mientras que un lago salado y medicinal muy cerca de la costa es un atractivo único en el Adriático.

 

Si usted está dispuesto/a a hacer una excursión de remo de varios días, puede contratar alguna de las agencias de las islas cercanas para poder captar de la mejor manera el genius loci de las islas de Kornati.

Luka Tambača

La cercanía de la costa y la ausencia de la civilización, los senderos no pisados y la vida que sigue el ritmo de la naturaleza hacen de Kornati un paisaje impresionante que alimentará su espíritu, mientras que los famosos anfitriones alimentarán su cansado cuerpo después de un día duro con alimentos cultivados en la zona y preparados según recetas autóctonas.

También puede visitar los pequeños pueblos pesqueros que datan de la Antigüedad, como también las torres e iglesias medievales, porque aquí como en ningún lado la piedra escribe la historia de los pueblos que vivían en esta zona escueta.

 

Por eso prepare sus sentidos para unas nuevas sensaciones, porque remará en kayak al lado de los empinados riscos que surgen del mar azul cristalino como torres de piedra o los enormes pastizales rodeados de más de trescientos kilómetros de pared seca, y en el medio unos pequeños oasis de olivos que crecen ahí desde hace siglos. El acceso a los impresionantes riscos está reservado solo para los que andan en kayak y luego sigue la escalada libre desde el mar y el premio para los más habilidosos - el verdadero cliff jumping. Un recuerdo así no se puede pagar con ninguna moneda. Imagínese el resto de las playas y los destinos de snorkel esparcidos por los islotes y le quedará claro por qué esta excursión antes que nada alimenta el alma.

Antun Cerovečki

A pesar de que la mayor parte está accesible desde el mar, para una verdadera experiencia es deseable subir a una de las cimas y observar toda la belleza y el dramatismo de las islas de Kornati, el archipiélago más accidentado del Mediterráneo.