Zmajeva špilja (La cueva de dragon)

Zmajeva špilja (La cueva de dragon)

¿Sabe dónde se encuentra aquella bellísima playa de guijarros que a menudo cambia su forma y cuyas fotos adornan todas las cartas postales de Croacia? ¿Sabe dónde está el más alto pico de las islas croatas? ¿En qué isla croata tiene origen la piedra famosa con la que también se construyó el Palacio de Diocleciano? La respuesta es siempre la misma, Brač. Si lo ha sabido todo, quizás también debería saber algo más de Brač, porque esta isla esconde las bellezas inimaginables, fuera de la vista humana.

 

A 4 kilómetros de Bol está situada la aldea etnográfica y ecológica Murvica, conocida por su belleza, la perfecta harmonía de la arquitectura simple y de naturaleza. Muy por encima del mar, a unos treinta minutos de caminata desde Murvica, se encuentra la Cueva del dragón, que servía de hogar y de templo a los sacerdotes glagolíticos de Poljice, quienes la escogieron para pasar allí su vida monástica, uniendo al mismo tiempo dos tradiciones diferentes – la cristiana y la pagana. Todavía en ella “viven” los mitos eslavos de licántropos, de hadas, de brujas y de espectros femeninos maliciosos, así como de Orkomarin, dragón gigantesco tuerto que habita la cueva. Esta combinación de diferentes creencias y supersticiones es representada en el relieve que dio nombre a la cueva. También es conocida por su otro nombre, la Cueva Dragonjina, porque su misticismo, silencio y belleza asombran a la gente.

 

Todos quienes sean aficionados al aventurismo, pero estén también en busca de los conocimientos, la visita de la Cueva de dragón es la mejor cosa que pueden hacer. Para lograr tal expedición durante los meses de verano debe levantarse lo más temprano posible. El mejor modo de llegar hasta la Cueva de dragón, el convento ermita de Brač, a 350 metros de altitud, es hacer escalada temprano por la mañana. El punto de partida es Murvica, una pequeña localidad situada al oeste de Bol, y la meta es el fenómeno integrado en rocas a que se da visita durante la excursión montanera de casi cuatro horas.

 

La Cueva del dragón es sobre todo interesante a la gente a quien le gusta ver algo diferente, pero también hacer un esfuerzo para lograrlo, para visitar el hoyo, una vez habitado, profundamente en el masivo kárstico.

 

¡La isla de Brač tenía dragones antes de que estos se pusieron de moda!

 

Contacto

Poživje d.o.o

Zoran Kojdić

0915149787

zoran.kojdic@st.t-com.hr